4 Cuestiones Que Debes Pensar Antes de Comenzar una Empresa Familiar

Esta página también está disponible en: English (Inglés)

Qué es una empresa familiar

Comenzar una empresa puede suponer un periodo emocionante y optimista en la vida de un emprendedor.

Sin embargo, lo que la mayoría de los dueños de negocios pequeños ignoran es que a menudo las decisiones que se tomen al principio de la vida de una empresa tienen consecuencias importantes por el camino como, por ejemplo, si tenemos que enfrentarnos a un litigio. Por tanto, es importante darle énfasis a la fase de planificación del negocio para hacer frente a los retos de la empresa familiar.

Aquí hay 4 aspectos a considerar antes de comenzar un negocio familiar.

1. Financiación familiar

En la mayoría de los casos, los startups consideran a los miembros de la familia como los primeros inversores del negocio.

Debido a la relación familiar, normalmente un miembro de la familia no pregunta por las proyecciones financieras o requiere que esta inversión se materialice en un contrato. Sin embargo, aunque esto parezca un escenario fantástico para ambas partes (un miembro de la familia ayudando y alguien recibiendo financiación sin tener que responder a muchas preguntas), esta inversión podría ser dañina para ambas partes a largo plazo si no se organiza bien.

En el caso del inversor familiar, él/ella puede recibir menos de lo que esperaban. En el caso del emprendedor, él/ella puede sentirse presionado por el miembro de la familia que invirtió dinero porque no anticipó la forma en que este miembro iba a participar en la gestión; o, aún peor, ante la posibilidad de un litigio futuro por parte del familiar en caso de que este sintiera que el acuerdo y/o el negocio no van del modo esperado.

De hecho, podría haber consecuencias fiscales de no manejarse correctamente. Por ejemplo, imaginemos que una inversión de un miembro de la familia va a organizarse como un préstamo, pero el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) lo categoriza como inversión patrimonial debido a que hay una relación familiar. En este caso, la categorización como inversión patrimonial veta deducciones fiscales importantes como la deducción por gasto de intereses.

Esta categorización también podría tener consecuencias sobre los derechos de la familia como acreedor en caso de que la empresa fracase.

2. Establecer una dinámica familiar antes de emplear a familiares

Encontrar a los trabajadores adecuados es esencial para el éxito de la empresa.

Y, por supuesto, contratar a miembros de la familiar puede conducir a una situación delicada. Los miembros de la familia tienen una tendencia a creer que pueden actuar como les place. Contratar a personas que piensan que están al margen de las normas, o exentos de las responsabilidades ordinarias de un empleado va en detrimento de cualquier negocio.

Protocolizar relaciones familiares es clave. Cada empresario que contrata a familiares necesita asegurarse de que se establece una lista de responsabilidades, y una estructura jerárquica definida, idealmente por contrato.

El hecho de que exista un documento rector o protocolo familiar refuerza la postura de que hay separación entre trabajo y familia. Aclarando al familiar los límites de la relación, es menos probable que este frustre el desarrollo del negocio.

Página Siguiente: Cuestiones 3 y 4