Asociaciones, Beneficios Comerciales y Estratégicos

Esta página también está disponible en: English (Inglés)

Las asociaciones están destinadas a acelerar el crecimiento y mejorar las perspectivas de su empresa: 3 aspectos que se deben considerar.

Las adquisiciones de una compañía pueden beneficiar a ambas partes, pero se debe tener cuidado al considerar la posibilidad.

Dependiendo de su tamaño y prioridades, las empresas adquirentes pueden tener diferentes imperativos estratégicos. Y las compañías que están siendo adquiridas deben sopesar el valor de tales sociedades, dependiendo de su propio éxito o falta de él.

Al final de este artículo, nos ocuparemos de los tres criterios que se deben tener en cuenta al asociarse.

Aquellos de nosotros que dedicamos tiempo a planificar y ejecutar adquisiciones de empresas de tecnología tendemos a prestar atención al consejo de que siempre debemos dirigir una compañía como si fuéramos dueños de ella para siempre; de lo contrario, acabaremos poseyéndola para siempre.

Hay mucha sabiduría y experiencia detrás de este consejo, ya que el éxito de una empresa y su modelo de negocio depende de su capacidad para ofrecer un valor rentable a largo plazo en el mercado.

Pero hay muchas circunstancias en las que se compran y venden compañías, incluidas las condiciones financieras, la dinámica de los inversores y los principales desarrollos del mercado. Y como siempre, también entran en juego elementos cualitativos, como la familiaridad y la simpatía.

Todos estos factores influyen colectivamente en el tiempo, el proceso, los términos y, en última instancia, el precio que un comprador decidido está dispuesto a pagar.

Hay una diferencia significativa entre lo que se consideraría una venta exitosa de una empresa y otra que no lo es. Curiosamente, la consideración deliberada de una posible salida de fusiones y adquisiciones que respalda (pero no impulsa) las decisiones estratégicas y operativas de una empresa puede ayudar a acelerar su éxito como entidad independiente y proporcionarle la exposición para mejorar sus perspectivas de adquisición a largo plazo.

Demostrar el éxito en el mercado es probablemente el determinante más importante del atractivo de una empresa como objetivo de adquisición. Por supuesto, no todas las empresas que se vuelven exitosas son adquiridas. Algunas compañías, obviamente, alcanzan un gran éxito de manera independiente, y en última instancia brindan liquidez a sus inversionistas a través de una oferta pública inicial (OPI).

Si bien las estadísticas reales varían en torno al porcentaje de pequeñas empresas que crecen y continúan operando, así como el porcentaje de aquellas que realizan una OPI, las cifras nos dicen que estos escenarios de éxito se encuentran en la minoría extrema. Por lo tanto, para que una empresa continúe con su negocio y su legado operacional o para que proporcione liquidez a sus inversionistas, es probable que tenga que ser adquirida.

Página siguiente: tres aspectos que se deben tener en cuenta al asociarse